Santiago (Metropolitana, Chile)

Frase del presidente Allende en su monumento junto a La Moneda