Galindo (Bolívar, Colombia)

historia centenaria de galindo bolivar

HISTORIA CENTENARIA DE GALINDO BOLIVAR
Por: Hugo Oliveros Requena
RESUMEN
Según los parámetros cronológicos dados en el pasado por mi abuela materna Santiaga Vides (Q. E. P. D) a quien solían llamar “la señora Sánche”, la población de Galindo fue fundada el 30 de agosto de 1885, por don Jerónimo Galindo.
La población predecesora llamada TALANQUERA fue borrada físicamente del mapa por una atroz desbarrrancación del rio Cauca; y hasta su nombre desapareció como tal. Hasta llegar al extremo del desconocimiento total por parte de la nueva generación de galindanos. Después que la otra TALANQUERA fuera reubicada en los terrenos de don Jerónimo Galindo, hubiese sido apropiado que la antecesora población conservara su nombre, pero en lugar de ello, sus habitantes espontáneamente quisieron honrar y perpetuar la memoria del epónimo fundador como recompensa por el noble gesto de regalar su terreno para la respectiva reubicación.
Como todo jardín tiene su espina; en la historia de Galindo quedó la espina de que el apellido Galindo no proliferara en la población, pues inexplicablemente don Jerónimo a lo largo de la prologada estadía en la zona vivió en permanente celibato.
Qué bonito hubiese sido que el apellido del fundador fuera tan prolifero como el Requena, Medina, Vides, Buelvas, Fuertes, Gutiérrez, Núñez, Beltrán, Aldana, Jiménez, Martínez, Cabrera, Betín, Arrieta, García, Guerrero, Rojas, Chaves, etc.
¿QUIEN FUE JERONIMO GALINDO?
Don Jerónimo Galindo decía mi abuela era de origen momposino, aunque a temprana edad se radicó en Sucre (Mojana) donde se casó y engendró cuatro hijos tres varones y una hembra. Después de muchos años se separó de su esposa dejándoles su finca panelera. Posteriormente adquirió un champán (canoa muy grande) en la que navegaba por el rio Cauca con el itinerario Magángué Cañafistola (hoy Caucasia) y viceversa, comprando y vendiendo productos básicos.
Don Jerónimo se ganó el respeto y el aprecio de toda la comunidad ribereña por ser persona íntegra y honorable, pues en aquellos tiempos el analfabetismo era el común de dominador de la región; las gentes no conocían ni siquiera los números arábigos y mucho menos sabían sacar cuentas; estas circunstancias eran aprovechadas por los comerciantes inescrupulosos quienes hacían de la suyas para robar de manera meticulosa sin que las gentes se diera cuenta. La romana de don Jerónimo a diferencia era correcta y todas sus pesas y al momento de sacar cuentas en el comprar y vender no le robaba un solo centavo a nadie.

Con el tiempo a causa de la inestabilidad de las bogas, quienes eran la que remolcaban los champanes a fuerza bruta con palancas (latas), para entonces no existía ningún tipo de fuerza motriz; don Jerónimo se aburrió de la navegación fluvial y quiso retornar a su antigua actividad de cañicultor. Entonces escogió la zona más fértil del bajo Cauca y compró una gran finca que lindaba con la otra TALANQUERA por la parte de arriba y estableció allí una gran plantación de caña de azúcar. El proyecto panelero de don Jerónimo Galindo fue un sueño que nunca pudo realizar a pesar de que adquirió trapiche, paila, hornilla, dos yuntas bueyes e hizo una gran caserona para la estancia; como un cruel y despiadado designio del destino no pudo ni si quiera producir una sola panela.
¿Por qué razón?
“LA MALDITA DESBARRACACIÓN”
El cañaveral de don Jerónimo Galindo fue desbastado por aquella descomunal desbarrrancación al igual que la contigua población de TALANQUERA de no haber sido asi, nosotros hoy en día no fuéramos galindanos sino talanquereños.
ESPINAS PARA DON JERÓNIMO
Como si hubiese sido poca la terrible decepción que sufrió don Jerónimo a causa de su infortunio, le tocó enfrentar al escozor que le producían las murmuraciones de los talanquereños quienes argüían que sobre su persona pesaba una maldición, que su esposa lo había salado por haberla abandonado y disque esa era la causa de la espantosa desbarrrancacion.
_ ¡No sean tan pendejos!- les decía don Jerónimo – el día que se desbarranque el cerro del Corcovado o la Teta del San Lucas, solo entonces se podría decir que se trata de una maldición… ¿pero estos terrenitos a orillas del cauca?... háganme el favor…
Pero el corazón de don Jerónimo era de oro; devolvió un bien por un mal y nos dejó un legado de imitor su noble gesto aunque esto no sea nada fácil llevarlo a la práctica. Don Jerónimo se convirtió en la panacea para los talanqueños regalando su terreno para la reubicación.

Mi abuela materna Santiaga Vides nació en Talanquera y murió en Galindo (en el año 1977) a los 101 años de vida aproximados.
Mi abuela Santiaga Videz es el gran soporte de la “HISTORIA CENTENARIA DE GALINDO” fue analfabeta por esa razón sus narraciones fueron siempre anacrónicas, tanto asi que ella desconocía la fecha de su propio nacimiento. Lo que me obligó a apoyarme en acontecimientos históricos para poder sincronizar fechas trascendentales como por ejemplo la fundación de GALINDO lo que según ella fue solo tres meses después del “hundimiento de Cúcuta” (terremoto de Cúcuta) el 14 de mayo de 1885, estando ella según sus propias palabras aproximadamente entre nueve y diez años de edad para esa ocasión.

Estimados coterráneos el presente es solo un breve resumen de la HISTORIA CENTENARIA DE GALINDO, un proyecto de un libro con más de (500) páginas en la que relato la historia de nuestra población; donde brilla por su ausencia nuestro sincretismo por causas ajenas a mi voluntad pido a Dios, me dé alientos y recursos para evitar que se repita lo de mi abuela, quien bajo a su tumba llevándose infinidad de información fidedigna. Si les digo con argumentos convincentes de que no existe población alguna en el Bajo Cauca la cual tenga una historia tan bonita como la tiene Galindo aunque esta sea desconocida.
Espero comentarios en la red social Facebook, sus estímulos me darán nuevos alientos.
Hasta pronto Hugo Francisco Oliveros Requena.