Malabo (Bioko Norte, Guinea Ecuatorial)

Malabo: Personalidad...

Personalidad

Macías es ampliamente considerado como un enfermo mental. 260 Antes de la independencia, durante la Conferencia Constitucional en 1967, un doctor español diagnosticó confidencialmente que era paranoico y esquizoide. 31334 En una de sus estancias en España también se le diagnosticó como maníaco-depresivo. 335 En 1970, Macías se trató con el mismo médico español que le había diagnosticado en 1967.20

«... de carácter sanguíneo, procura ostensiblemente hacer gala de una fuerte personalidad, aunque con frecuencia cae en arrebatos que denotan falta de equilibrio emocional. La notable sordera que sufre crea situaciones incómodas y dificulta el trato con él en las entrevistas personales. Es desconfiado por naturaleza, receloso y carece de agilidad mental. Acostumbra a elevar la voz hasta a sus propios ministros y diplomáticos, a algunos de los cuales llega a maltratar de palabra. (...) El presidente vive en protagonista las veinticuatro horas del día, y la distancia que lo separa de todos sus colaboradores es abismal. Las referencias que se tienen de los Consejos de Ministros indican que sólo el vicepresidente del gobierno se atreve a discrepar en cuestiones técnicas. Como nota curiosa cabe destacar sus alusiones públicas al deseo que le anima de imitar a Franco, cuya

persona suele respetar en casi todos los discursos y con el que ha dicho desea entrevistarse, pero a nivel de colegas u “homónimos”. Habla solo y sus colaboradores le sorprenden con frecuencia gesticulando, hablando solo o ensayando sus discursos frente al espejo.

Es un hombre inculto, pero tiene un arte primitivo para la palabra, la intuición del verbo, alterna el Fang con el español, pero conecta con las masas y consigue en ellas efectos sorprendentes.»

Libro “Guinea Materia Reservada”, de Rafael Fernández. 24

Rafael Mendizábal, técnico de Macías durante el primer año de su mandato presidencial, lo describió como «prudente y violento», «realista y utópico simultáneamente» y «enérgico pero dubitativo».24 Macías sufría de exaltaciones de violencia a las que seguían luego intervalos de equilibrio y lucidez, teniendo una personalidad incongruentemente cambiante y tornadiza. 24 Con tendencias paroxísticas, Macías pasaba por fases de silencio total o de verborrea. 24 Una persona temerosa, insegura (según los guardias de su palacio, no reconocía sus debilidades y culpaba de sus errores a los demás) 43 y muy suspicaz, 2224 siempre estaba pensando que alguien lo asesinaría192 o le iba a quitar el poder, y llegó a contabilizar una veintena de supuestas intentonas golpistas. 24 Según Macías, algunas supuestas intentonas golpistas se fraguaban incluso en el interior de las cárceles. 8 Antes de partir a viajes oficiales, Macías ordenaba la ejecución de varios presos políticos para disuadir a sus opositores de conspirar contra el. 3092 También estaba obsesionado con su seguridad, y se rodeó de una guardia pretoriana compuesta de 155 soldados. 43 Siempre preocupado por un posible derrocamiento, Macías dejó de realizar apariciones públicas en 1975 y se retiró a vivir primero a Mongomo y luego a su pueblo natal, Nzangayong. 3036336 En este lugar, pasaba horas sentado alrededor de una hoguera hablando con familiares y ancianos del poblado sobre política de Estado. 30 En su aldea natal, Macías se dedicaba a la pesca, caza y agricultura de subsistencia, teniendo como mano de obra a presos políticos que se le enviaban. 337 Se negaba a trasladarse a Malabo, a menos que se presentara una situación de extrema urgencia. 192

A pesar de ser un nato conductor de masas, en el plano personal era introvertido2224 y socialmente inadaptado. 43 También se ha apuntado que era bastante malhumorado. 43 Ha sido descrito como megalómano24 (en una ocasión declaró “Yo soy el presidente, luego soy más que todos vosotros juntos”),87 y al mismo tiempo paradójicamente se ha apuntado a que sufría un marcado complejo de inferioridad. 24 A partir de este doble complejo (de inferioridad respecto a España y de superioridad ante los demás guineanos) 24 pudo haber surgido su pensamiento político ultranacionalista. 24

Macías también ha sido descrito como una persona muy recelosa. 22 De acuerdo a Adolfo Enrique Millan, antiguo funcionario colonial y secretario de Macías durante los inicios de su gobierno, el dictador tenía una mentalidad bastante infantil. 338 Otras personas que estuvieron en su momento cerca de el le describen como vanidoso y aficionado a los lujos. 43 Todos los muebles de su palacio eran importados, 43 la grifera de su baño era de oro8 y había aire acondicionado. 8 Macías exigía que mujeres de poblados aledaños caminaran kilómetros hasta su palacio y le despertaran con cantos. 16

Toda la personalidad desenfrenada de Macías salió a relucir después de llegar a la presidencia: durante su etapa como vicepresidente del Gobierno Autónomo era conocido como un hombre sano, sencillo, sin vicios, no mujeriego y sobre todo racional. 24

Macías acostumbraba, en el cenit de su locura, a entablar monólogos e incluso a "cenar" con adversarios ya eliminados. 20283049196339 Llegó hasta el punto de tomar decisiones basadas en las pesadillas y visiones nocturnas que tenía. 28193

Algunos observadores han postulado que Macías Nguema pudo haber sido un psicópata, trastorno potencialmente causado, en parte por el trauma psicológico de su infancia, y que su comportamiento podría haber sido afectado por otras posibles enfermedades mentales y su consumo periódico de la planta psicoactiva iboga (con efectos similares al LSD) 20 y grandes cantidades de cannabis. 25340341342 Según algunos, también pudo haber sufrido de esquizofrenia. 255271335 Esto último se notaba en su forma de comunicarse, puesto que muchos de sus discursos eran incoherentes. 1695343 Durante su etapa escolar, sus profesores ya habían notado su precario estado psíquico. 344345 Lo mismo sucedió durante la campaña electoral de 1968, cuando sus rivales (dándose cuenta del precario estado mental de Macías) le tildaron de "loco", aunque en aquella oportunidad Macías se defendió autocalificándose como un "loco de libertad".34

Desde el punto de vista biológico, Macías sufría de cefaleas y constantes migrañas, 24346 además de impotencia sexual2024347 y dolencias gástricas. 22 Se llegó a decir que sufría un proceso de deterioro mental causado por la sífilis. 335 Según uno de los médicos cubanos que lo atendía, al momento de su derrocamiento se hallaba en una fase terminal de esta enfermedad. 348

Macías era hipocondríaco y sus médicos personales le hacían exámenes de sangre y orina todos los días. 171 Producto de su tanatofobia, estaba obsesionado con su salud. En más de una ocasión sancionó a miembros de su gobierno por intentar haberlo "contaminado", cuando por ejemplo tosían cerca de el. 16 Muchas veces Macías autorizaba a sus funcionarios a tomarse largas vacaciones cuando estaban algo enfermos, y a que regresaran cuando estaban completamente curados. 16 Macías se abrigaba al mas ligero cambio de temperatura y años después de haberse curado de tuberculosis, continuaba tomando medicamentos para combatirla. 16 Los medicamentos que ingería por vía oral debían abrirse delante de el, y las inyecciones debían también prepararse en su presencia. 16 Llegó hasta el punto de anular completamente sus viajes al extranjero, porque consideraba que estando fuera del país cualquiera podría matarlo. 16 Su tanatofobia fue el origen de muchos de los asesinatos cometidos durante su dictadura, ya que comenzó a ver por todas partes enemigos que supuestamente lo querían asesinar. 16 Incluso desconfiaba de sus esposas, y rara vez dormía en la misma habitación que ellas. 16 En sus visitas oficiales, había un enorme despliegue de seguridad. 16

Viajó dos veces a España para tratar un tumor cerebral20186 y otras enfermedades que nunca se revelaron. 30

Su notable sordera también llegó a ser un problema durante su juicio en 1979, ya que Macías no escuchaba algunas de las preguntas formuladas por el Tribunal. 349350 Durante sus últimos años, se encontraba bastante avejentado. 8