Malabo (Bioko Norte, Guinea Ecuatorial)

Malabo: Guinea Ecuatorial...

Guinea Ecuatorial

Comprender

Guinea Ecuatorial es uno de los países más pequeños de África y cuenta con la particularidad de ser el único en que el español es el idioma más hablado por la población. El francés y el portugués son lenguas oficiales del país, pero no suelen ser habladas por sus habitantes y fueron establecidas como tal para relacionarse con los países vecinos, que hablan dichos idiomas.

Nacida a fines de los años 1960, Guinea Ecuatorial es una amalgama de dos provincias coloniales españolas: la insular Fernando Poo (actual Bioko) y el territorio continental de Río Muni. Estos territorios no sólo presentaban fuertes diferencias geográficas, sino también étnicas: mientras la isla de Bioko era predominantemente bubi, en el continente era fang. Aunque ambas etnias tienen un mismo origen bantú, tras la independencia los bubis fueron perseguidos por la mayoría fang, que emigró masivamente a Bioko. Hoy, los bubis no superan los 100 000 habitantes en Bioko. Otras etnias minoritarias habitan en el país, incluyendo algunas tribus pigmeas en el interior de Río Muni que sufren una fuerte discriminación.

Desde su independencia, Guinea Ecuatorial ha vivido bajo gobiernos autoritarios. Teodoro Obiang Nguema, presidente del país desde 1979, es acusado por diversas organizaciones internacionales de violar sistemáticamente los derechos humanos. Pese a que la industria petrolera (la tercera más grande del África subsahariana) ha convertido al país en uno de los con mayor ingreso per cápita del mundo, esto no se ve reflejado en la población: la población es mayoritariamente rural, con una esperanza de vida cercana a los 60 años y una altísima mortalidad infantil. Sin embargo, en las últimas décadas las cifras han mejorado y en un par de años la alfabetización pasó de un 52% en 1992 a un 93% en 2013.

El turismo en Guinea Ecuatorial es muy bajo, casi inexistente. Los altos ingresos petroleros han hecho innecesario el desarrollo de la industria turística y el gobierno tiene un particular recelo por los extranjeros, temiendo que sean infiltrados que desestabilicen al régimen. Esto no significa que no tenga lugares destacables, como los bellos paisajes del interior de Río Muni, las playas de arena blanca de Corisco o las cumbres volcánicas de la isla de Bioko. Sí es importante tener en consideración que el acceder y recorrer el país es muy complejo, desde obtener la visa hasta pasar los diversos controles con militares corruptos que se encuentran en las carreteras, por lo que se recomienda sólo a los más aventureros.