Malabo (Bioko Norte, Guinea Ecuatorial)

Malabo: Historia...

Historia

Artículo principal en Wikipedia: Historia de Guinea Ecuatorial.

La costa africana fue colonizada inicialmente por navegantes portugueses, quienes instalaron en 1494 factorías en Bioko, Anobón y Corisco que facilitaran el tráfico de esclavos. En 1778, los portugueses entregaron el control de las islas a España tras una serie de tratados; sin embargo, la colonia española duró apenas unos años antes de ser abandonada. Los ingleses instalaron una nueva colonia, siendo expulsados recién a mediados del siglo XVIII por los españoles.

Recién en 1843, España hizo dominio efectivo de la isla de Fernando Poo (nombrada en honor a su descubridor portugués), Anobón y Corisco. Originalmente fue establecido un presidio y centenares de esclavos cubanos fueron trasladados a la isla. En 1885, el gobernador español estableció un protectorado en la zona continental y en 1900 se convirtió en colonia. En 1926 se unieron las colonias de Fernando Poo y Río Muni dando origen a la Guinea Española. Para esos años, ya todo vestigio de gobierno tribal había desaparecido, dando paso a cortes de estilo europeo.

A mediados del siglo XX, la población local comienza a exigir mayor nivel de autonomía. En 1956 se separó el territorio insular del continental y, tres años después, recibieron ambos territorios la categoría de provincias ultramarinas. La presión internacional forzó al gobierno español a entregar mayor poder a la población local, dando origen a la Asamblea General de la Guinea Ecuatorial, presidida por Bonifacio Ondó Edu, y que tenía amplios poderes para establecer ciertas normativas en el territorio. En 1965, la ONU pidió formalmente a España un plan para la independencia de la colonia. España convocó a las primeras elecciones presidenciales del territorio en 1968, con el fin de establecer un gobierno que liderara el proceso de formación del nuevo país.

Francisco Macías Nguema derrotó a Ondó Edu en las elecciones y se convirtió en el primer presidente del país, independiente en 1969. Macías rápidamente instauró una sanguinaria dictadura, en la que cualquier persona considerada opositora al régimen podía ser apaleada hasta la muerte en las cárceles del país. La Constitución fue modificada haciéndolo presidente eterno y la población blanca fue expulsada del país, mientras la etnia bubi fue masacrada. Macías Nguema llevó al país a la quiebra económica y el país tenía un tercio de su población a 10 años del fin del dominio colonial. En 1979, un golpe de estado derrocó y ejecutó a Macías Nguema, instalando en el poder a su sobrino, Teodoro Obiang Nguema, quien gobierna el país hasta el día de hoy.