Algarrobo (Sancti Spíritus, Cuba)

Algarrobo: Famila Turiño-Sandobal....

Famila Turiño-Sandobal.
Por Eulalia Turiño Méndez.
La finca que mi tío Pepe (José) quedaba también a la parte de atrás de mi papá, creo que lindando con la de Manito. No se si alguna vez vivió allí. Pero sí sus hijas Amparo, Lola y Tata. Pues mi tío vivía frente a la de mi papá al otro lado del camino real con Maria Teresa Sandoval (Maria, con fuerza en la a, le decíamos). Creo que la finca pertenecía a ella. Pues la familia Sandoval, prolija en la zona tiene allí sus tierras. Pepe y Maria tuvieron 9 hijos, de algunos tampoco recuerdo el nombre; "Cungo", Idelfonso (Tite), "Chito", Rafael (Nené), José (Cheche), Amparo, "Lola", "Tata" y "Chocha" (Mala palabra en el occidente, pero no en el Escambray). Tío Pepe era el más querido de sus hermanos para mi papá. De manera que como mi padre estaba ya viejo y enfermo cuando falleció Pepe hubo hermanos míos que no quisieron que se le diera a conocer su muerte. Lo que no imaginé al aceptar la idea fue que al cabo de varios meses llegué una tarde a casa y encontré a mi papá anegado en llanto porque le habían hecho saber que Pepe había muerto. ¡Qué lastima, que cargo de conciencia sentí. Aceptar una idea que no compartía, si en definitiva con quien vivía mi papá era conmigo!. Pepe falleció como aquel que dice."encima del caballo", pues con más de 90 años andaba en él, duró 99. Cuando se dice de persona que recoge a cuanto ser humano desvalido ve, cuanto perro ve y da de comer a cuanto negro pobre encuentra. Hay que hablar de mi tío Pepe. La "negrá" del Condado, como solíamos deci no salía de su casa y siempre llevaba de vuelta algo de comer, a los perros no había quien se los tocara, se echaban en cualquier rincón de la casa, todos alimentados. Recuerdo que crió a Romelio Fonseca, no se por qué razón. Si le sacaba la comida del lomo no lo sé. No se cómo él agradece o no a tío Pepe. Pero lo crió y Romelio tenía padre y madre. O tal vez quedara huérfano de pequeño. Tenía también a Yeyo, un muchacho medio anormal que se hizo hombre a su lado pero tranquilo, ingenuo. Le hacían creer que mi hermana Esnilda, que era muy bonita, estaba enamorada de él y un día Yeyo le gritó desde el camino real "Esnilda, búscate otro que te convenga más que yo.."Mi tío tenía una buena casa de madera preciosa, techo de tejas, piso de cemento. Recuerdo que tenía un radio de pilas. ¡Cómo me mandaba mi mamá a pedirle prestado café tostado hasta que ella tostara, un poquito de azúcar o algo así. Siempre Pepe y Maria le servían con voluntad. En las noches nos visitábamos para conversar un poco y a pesar que no tenía allí primas de mi edad, me encantaba ir. A la casa de tío Pepe fue asignada la brigadista Mirta Ferreiro de la Habana. él y Maria no veían bien y como a todos los alfabetizados que tenían dificultad en la vista, también a ellos les dierones pejuelos. Pero ni así. Recuerdo que empezaba la alfabetización con las letras OEA y mi tío hacia las letras del tamaño de la hoja. Tres páginas utilizaba para escribir OEA. Maria "decían los "graciosos", mis primos, que para no olvidar la palabra que le daban a leer la repetía "mil" veces de memoria y cuando la brigadista le preguntaba se daba varios golpecitos con el dedo índice en la sien y respondía en voz alto ¡CARRACUCA!, donde realmente decía Carro. Der los hijos de Pepe recuerdo que Rafael (Nené) era miliciano, muy revolucionario y lo es. Aún vive en Algarrobo. No recuerdo bien la participación de ellos durante la etapa de la guerrilla en los años 57-58 a pesar de que vivíamos muy cerca. Pero cuando llegó el bandidismo muchas veces íbamos a dormir a casa de tío Pepe, otras en el platanal, por si llegaban los bandidos que sabían de nuestro identificación con la Revolución. Incluso tenían amenazado de muerte a Rafael mi hermano, en una ocasión le dejaron una carta en la puerta del camino real. Lo que no sabíamos que dos hijos de Pepe colaboraba con los alzados y después se decía que una hija también. Así que en una misma familia había en pro y en contra de la Revolución. Los dos colaboradores también fueron evacuados con su mujer e hijos para Pinar del Río, pero tío Pepe y el resto de sus hijos se mantuvo fiel sin perder su finquita y ha echado profundas raíces en Algarrobo. Hijos nietos son muy queridos en la zona.