Algarrobo (Sancti Spíritus, Cuba)

Algarrobo: Familia Turiño-Pérez....

Familia Turiño-Pérez.
Por Eulalia Turiño Méndez.
Esta familia se constituyó en la finca "Mis Padres", de Chicho Turiño en el año 1960 ó 61. Cuando Faustino (Nene, Nino) se juntó con Julia Ester Pérez Ponce, natural de Cariblanca, Fomento cerca del central Ponciano Romano.
Construyeron su bohío a unos doscientos metros del camino real por donde había una entrada a la finca de mi padre que se identificaba como la "parada del jigüe" en alusión al estacionamiento del transporte serrano y a un árbol que se encontraba en ese lugar. La casita además estaba en el mismo límite de la finca con la del sr. Kailá o Cailá, (creo que hasta ahí llegabaa Casa de Tabla. Nene y Julia tuvieron dos hijos María del Carmen que nació en pleno apogeo del bandidismo en el Escambray y 15 días después del asesinato de Pedro Lantigua y Manuel Ascunce. Nació en Casa de Tabla donde había una escuela-vivienda, en esta vivía Rafael Turiño Méndez, mi hermano que era el jefe de la granja. El día 27 de noviembre cuando amanecimos con la noticia del asesinato de Lantigua y Ascunce se orientó a los brigadista que se concentraran en Casa de Tabla y allá fuimos brigadistas y también la familiares de Rafael o del barrio, entre aquellas familias que se desplazaron a pie para Casa de Tabla iba Julia Ester con su barriga. Por eso Mariita, como se le dice, nació en aquel lugar el 10 de diciembre de 1961 fue recibida por mi mamá que era la partera de toda la comarca. Pocos años después, aún en tiempos revueltos de la guerra civil, nació Abraham en la casita de sus padres. si mal no recuerdo fue el 8 de marzo de 1963 ó 64. Nene se dedicaba al trabajo del campo. Chapeó potreros como nadie se imagina, también hacía zafras en Camagüey, que antes del triunfo de la Revolución, era "trabajar para nada", un mísero salario. Después de 1959 ¡cómo cobraba dinero por chapear!, se trabajaba por norma, pero parece que eran normas muy flojas, y Nene, así como mi hermano Primitivo y la mayoría de los hombres de trabajo de aquella zona, no duplicaban, sino quintuplicaban o tal vez más la norma. Ellos mismo se daban cuenta que aquello no andaba bien. Pero era el inicio y la inexperiencia, con los años eso fue reajustándose. Aunque -comentario aparte-es difícil que haya muchos jóvenes hoy de los que se ganan el dinero chapeando, que alcancen a aquellos hombres con un machete en la mano, yo los veo en las orillas de las vías chapeando y muchos de ellos, es más lo que descansan que lo que trabajan ¡y ganan bien!-. Nene también hacía sus siembras y cosecha algunas viandas, atendía el cafetal,; recuerdo que en el cafetal de mi papá había una parte a la que se le decía el cafetal de Nene pero no había divisiones, cercas, ni tampoco divisiones en el trabajo o la recogida general. El cooperó con las guerrillas del Directorio y del 26 de Julio pero no puedo decir que se destacó en eso como mi padre y mi madre. Julia Ester se dedicaba solo a los quehaceres de la casa y la atención de los niños; muy alegre, risueña, de buen humor siempre, cantabas corridos mexicanos mientras lavaba lo ropa o fregaba, y era la primera en las fiestas. Nene cantaba décimas campesinas pero más bien en su casa también le gustaba salir, ir a la tienda los domingos donde se juntaba la comarca a hacer cuentos, tomarse unos tragos y divertirse. A Nene le gustaba tomar y le hacía daño el alcohol. Se divorciaron allá por el año 69 o 70 y Julia cargó con sus críos para Fomento, donde vive. Pero Carmen y Abraham vivían prácticamente en mi casa y cómo me gustaba a mí bañarla, peinarla, vestirla y coger el transporte serrano para visitar familiares y amigas en Algarrobo o Limones Cantero. Nene se fue para la Habana (hoy provincia de Artemisa), exactamente fue para Güira de Melena donde estaba la casa de mi hermana Elvira la cual era profesora de la Escuela Interna del Partido Comunista de Cuba, que pasó más tarde a ser la Escuela Nacional de la ANAP. Mi cuñado Pedro Rojas era el administrador de la escuela. Vivían en una parte de una buena casa, estilo chalet, que era un medio básico, luego Nene se volvió a casar y le dieron en la misma finca una garita, donde se hacía guardia, y él la amplió hasta convertirla en una buena casa de placa, mampostería y piso de cemento, allí tuvo tres hijos varones y volvió a divorciarse. En total él tuvo 6 hijos, uno en Camagüey. En aquel lugar Nene fue feliz, trabajó como mulo en atenciones a la finca, ganó mucho dinero; todos lo querían entrañablemente por su bondad, por su actitud ante el trabajo. Pero su salud se fue deteriorando, las frustraciones en el matrimonio, lo llevaron a la bebida (lo que hacía después de la jornada laboral, pues no dejó de ir al trabajo jamás) y lamentablemente terminó suicidándose en la misma casita que había construido en Güira de Melena.