Algarrobo (Sancti Spíritus, Cuba)

Algarrobo: Familia Turiño-López...

Familia Turiño-López
Por Eulalia Turiño Méndez.
Primitivo Facundo, mi hermano y Rosalía López Naranjo, se casaron (de papeles como se decía, o sea legalmente) en el año 1968 en Fomento. (Así era como le gustaba mi mamá que "salieran sus hijas y sus hijos de su casa: casados. Lo que no logró con Erena que no tenía buena suerte a pesar de que tenía pretendientes y novios, pero casi a los 30 años de edad, decidió seguir a Otilio Espicano Escolarte, cuñado de mi hermana Esnilda y se fue a vivir con él a La Gloria). Primitivo también construyó su casa en la misma finca de mi papá y se le ocurrió hacerlo en la cima de una loma, posición que lo beneficiaba desde el punto de vista que estaba la casa próxima a la entrada del camino real y allí no habrá inundaciones jamás, pero el pozo del agua estaba en la falda de la loma y tenía que cargar el agua al hombro o a brazo. Era una casa de tablas de palma, techo de guano y piso de tierra, bastante amplia y cuando llevó para allí a Rosalía tenía de todo en el sentido de buen juego de cuarto, otros muebles, camas, colchones, ropas de cama, toallas, ropas de vestir, vajillas, cubiertos etc, pues él trabajaba en la Tienda del Pueblo de Limones Cantero y de todo lo que surtían en venta libre lo compraba. Primitivo también se dedicó, era lo que había, a trabajar en el campo, en las granjas (al principio le decían cooperativas), chapeando, recogiendo cafe, sembrando, haciendo zafras en Camagüey, y lo que apareciera. Era muy fuerte y un trabajador incansable. Prácticamente no descansaba, cuando mejor estuvo fue en la Tienda del Pueblo. Era muy amigo de hacer maldades, son tantas las anécdotas, que las ubicaré en otro sitio. Rosalía había nacido allá por Polo Viejo, hija de Hermeregildo López Naranjo (Lilo), de procedencia muy pobre, vivían a las márgenes del Rio Ay, pero Primitivo la conoció en Limones Cantero, donde vivía su padre frente a la Tienda del Pueblo, allá por los años 60. Primitivo se convirtió en Miliciano, no participó en la Lucha Contra Bandidos, o sea él no andaba movilizado, en cercos, etc. Pero si andaba con su fusil M-52 al hombro y recuerdo el peligro que corría trasladándose en las noches a la ida o regreso, de hacer guardia en las Tiendas del Pueblo de La Gloria y de Limones Cantero. Siempre todos en c asa con el sobresalto de si lo vigilaban los bandidos y lo ahorcaban. Primitivo a los 11 años de edad cogió tétano producto de como que todos andábamos descalzos antes del triunfo de la Revolución, se le encarnó una espina de marabú en el pie, pero como encarnarse una espina y andar de puntillas por su molestia era algo común y cotidiano, se le hizo poco caso hasta que comenzaron las fiebres muy altas y a ponerse tieso (así decíamos, para decir rígido) de tal manera que el pecho se le arqueó y podía pasársele una almohada por debajo del cuerpo sin rosarlo. Entonces fue que mis padres acudieron al "Niño Pérez" (Francisco Pérez de la Cotorra), el curandero de la zona, que tenía conocimientos de medicina y era muy inteligente, le mandó un cocimiento de hojas de tabaco verde y si vomitaba no recuerdo de qué color, había que acudir a un médico. ¡Valga que mi papá tenía unas cuantas reses y que mi cuñado Martín Naranjo Vera era adinerado, con esos recursos pudieron mis padres acceder a un buen médico de Condado (Febo, era su apellido) muy bueno y además servicial, pero para las medicinas se necesitaba dinero y valga también nuestro primo Ibrahín Turiño, quien vivía en Condado y brindó su casa para que Primitivo fuera atendido allí por el médico. En aquel momento la gente no conocía bien y pensaba que podían contraer la enfermedad si se le acercaban al enfermo. De hecho, en una fonda (restaurant-hotel pequeño) que había en Condado, no le tendieron la mano a mi padre para acostar y atender el enfermo, porque sino los clientes no iban a comer o dormir. Pues el Dr. Febo salvó mi hermano y mi papá saldó las deudas vendidos sus reses. Primitivo y Rosalía tuvieron dos hijos: Vladimir y Noelvis, los cuales nacieron en Algarrobo, pero de niños fueron a vivir a Guanajay. Mucho deseó Primitivo tener una niña pero no puso la Y. A Primitivo lo llevé con su familia a vivir conmigo en Guanajay en el año 1973, después se hizo de su casita y trabajó felizmente en la fábrica de carburo y acetileno de Caimito "José Cintra", atendiendo los hornos (trabajo duro y peligrosos) hasta que le dio un infarto fortísimo. Allí obtuvo la militancia en el Partido Comunista de Cuba y ocupó cargos de dirección. Pensionado salió a su casa, se integró a un núcleo zonal, del que fue secretario general y para sobrevivir se dedicó a comprar y vender cualquier cosa barata y lo peor que hizo, pero era muy trabajador: cogió confianza con el corazón y se puso a realizar trabajos de albañilería y en esos menesteres tuvo un infarto masivo a los 68 años de edad los que no aparentaba por su fortaleza.